Entrevista de Remedios Fernández a Gabriel Camhi, fundador y director general de Wise Agrotecnología, para la sección Agrotech de La Voz de Almería.

Agricultura de precisión. “Medir, analizar, y tomar decisiones”, dice Gabriel Camhi. “En general, hoy el riego se hace intuitivamente, lo que aprendiste del padre, o el abuelo... Y eso que Almería está mucho mas avanzada que otros sitios. Pero falta información, estamos haciendo las cosas bien, pero con un gran margen de mejora”.
Y esa idea es la que sustenta Wise Irrisystem, la empresa que fundó en 2010, con sede en El Ejido. “Disponer de información válida para mejorar el proceso de toma de decisiones”, explica. “Durante estos años hemos desarrollado prácticamente nuestros modelos, tanto de medición como de instrumentación, pues la tecnología no es solo chips, tarjetas electrónicas y cables. También la implementación”.
“Otros ofrecen sensores para medir, y un portal muy lindo al que suben los datos, y los presentan de diferentes formas… Pero eso está muy lejos de la agricultura de precisión, faltan dos elementos básicos. Primero, un marco de referencia (¿qué hago con el dato?, ¿qué significa, es bueno, o malo?). Y el segundo, una formación correcta del agricultor para que asimile una forma diferente de actuar. Durante tres meses le damos un coaching para que asimile todo y le saque el máximo de rendimiento”.
Sistema
Gabriel Camhi nació en Chile, y creció en Israel. Es economista, con un MBA en Administración de Empresas, en la Universidad de Tel Aviv. Llegó a España en 2004, a dirigir una empresa de capital español-israelí, y con el tiempo decidió apostar por la agrotecnología. Hoy, Wise Irrisystem tiene 17 trabajadores, y está implementada, además, en Murcia y Canarias. Hace poco, la rama española de la multinacional Suez entró en el accionariado.
Su sistema está formado por tres componentes. Primero: un estudio de las características de los suelos. “No se pueden regar todos de la misma forma, claro”, apunta. Toman muestras, las analizan, y confeccionan “el DNI del suelo, pues no hay dos iguales”. Usan equipos de alta precisión, “por supuesto, pero ahí no hago hincapié, pues son tan buenos como lo mejores que hay en el mercado, y que cualquiera puede tener. La diferencia real está en nuestro servicio de análisis del suelo, y lo que viene después”.
Continúan con la formación presencial del agricultor. Y luego siguen con sesiones en el campo, y prácticas. “Le enseñamos desde cero a interpretar lo que está haciendo, y qué significa lo que ve en las gráficas”, explica Gabriel. “Le vamos dando herramientas y las va asimilando paulatinamente, no es de una vez. Es esencial implementarlo correctamente, el conocimiento, la asimilación de todo”.
Los resultados, asegura, son inmediatos. “La primera campaña, lo va asimilando; y en la segunda, ya hay mayor rendimiento. Se reduce el consumo de agua y fertilizantes un 40%, y el de energía un 15%. La planta está mas sana, y se reduce el uso de fitosanitarios...”.

  • Visto: 73
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s