La agricultura de precisión para escépticos

 Muchos creen que la instalacion de un sensor en campo que mide, por ejemplo, la humedad del suelo y envía los datos a un portal web, es agricultura de precisión (AP). La AP va mucho más allá de esto y en este post intentaremos explicarlo.

La agricultura de precisión consiste en gestionar los cultivos observando, midiendo y actuando frente a la variabilidad de los muchos factores que les afectan.

Agricultura de Precisión requiere el uso de las tecnologías de Sistemas de Posicionamiento Global (GPS), sensores, satélites e imágenes aéreas junto con Sistemas de Información Geográfico (SIG) para estimar, evaluar y entender dichas variaciones.

 La gestión de una parcela, se puede optimizar mediante la Agricultura de Precisión desde los siguientes puntos de vista:

  • Agronómica: ajuste de las prácticas de cultivo a las necesidades de la planta (ej.: satisfacción de las necesidades de nitrógeno).
  • Medioambiental: reducción del impacto vinculado a la actividad agrícola (ej.: limitaciones de la dispersión del nitrógeno).
  • Económico: aumento de la competitividad a través de una mayor eficacia de las prácticas (ej.: mejora en la producción, calidad y reducción de insumos).

Además, la agricultura de precisión pone a disposición del agricultor numerosas informaciones que pueden:

  • Constituir una memoria real del campo.
  • Ayudar a la toma de decisiones.
  • Ir en la dirección de las necesidades de trazabilidad.
  • Mejorar la calidad intrínseca de los productos agrícolas. El siguiente esquema muestra la relación de todos los elementos que integran la AP, así como los resultados esperados: la aplicación de las tecnologías y las ventajas de sus aplicaciones:

La implementación de este método se compone de cuatro etapas:

  1. Recolección e ingreso de datos: entraría en juego la medición de la topografía y el muestreo de suelos en grilla. Habrá de hacerse un recorrido de los cultivos para la detección de plagas y enfermedades, así como una medición directa de propiedades del suelo y cultivos, y la digitalización de mapas.
  2. Análisis, procesamiento e interpretación de la información: en esta etapa se confeccionan los mapas de evaluación y prescripción.
  3. Aplicación, diferencial de insumos: con toda la información recogida e interpretada en las dos etapas anteriores, se procede a la aplicación variable de nutrientes, plaguicidas y siembra variable de semillas.
  4. El componente que cierra el círculo de la implementación de la AP es el monitoreo mediante la teledetección y el correcto análisis del índice de vegetación de diferencia normalizada (NDVI), nos permite detectar anomalías de crecimiento en zonas interiores de las parcelas, podemos detectar deficiencias en el manejo agronómico, disfunciones de los sistemas de riego, plagas, enfermedades, o eventos meteorológicos extremos.

¿Qué ofrece la agricultura de precisión?
Esta tecnología contribuye a producir un agricultura más eficiente y ecológica.
Nos permite ahorrar en productos fitosanitarios, abonos y reducir la cantidad de nitrógeno utilizado. Esto reduce los costes y permite optimizar la agricultura.
También reducir el impacto medioambiental al optimizar la utilización de agua, pesticidas y combustible de maquinarias; así, con menos recursos se obtiene mayor producción, lo que permite hacer frente a la enorme reducción de tierra cultivable que vemos en nuestros días y al crecimiento de la población mundial.
Conclusión
Por todo ello, la agricultura de precisión es, quizá, el pilar más importante de la agricultura sostenible. Se hace imprescindible adoptar estos nuevos modelos productivos, para poder garantizar una producción agrícola suficiente.

  • Hits: 639